sábado, 19 de septiembre de 2009

Viajar en barco te vuelve loca.


Tus pupilas te delatan.Cuando él las observa te tiemblan y son un libro abierto. Derraman una verdad por cada milésima de segundo y entonces miras hacia otro sitio por miedo a ser descubierta. Sin embargo esos ojos acosándote las pupilas te provoca una sensación indescriptible.Se asemeja a viajar en un velero enorme por las nubes con el viento acariciando tu cara y casi tocando el horizonte.

2 comentarios:

  1. A partir de hoy te sigo (en velero, claro).

    ResponderEliminar
  2. te he leído toda y me encantas!
    te sigo (L) muchos besitos

    ResponderEliminar